martes, 13 de enero de 2015

UN BUEN AÑO.

Doce de enero de 2015, quien lo diría!!!!  El 2014 se ha ido con prisa, sin mirar atrás y a mi, para no variar, me ha pillado en otras cosas. Si, ya sé que todos hicisteis vuestro balance anual muy puntuales y luego escribisteis vuestros propósitos para este año en un papel y os comisteis las uvas y cambiasteis de año con los deberes hechos. Yo llevo otro ritmo y últimamente trato de digerir las cosas con lentitud, saboreándolas.

Ha sido un año intenso. Comenzó en el dentista ( como todos), si, mis últimos 3 ó cuatro años han comenzado en aquel sillón reclinable con varios artilugios metálicos hurgándome en las muelas. 

También ha sido el año en el que tuvimos, por primera vez en nuestra vida, que recurrir a un abogado por dos motivos diferentes. Al final los dos casos se quedaron en "agua de borrajas" y no llegaron a nada. En realidad, según los colegiados se trataba de dos "chorradas", pero claro, nosotros nunca habíamos tratado directamente con la justicia y palabras como abogado, juicio, defensa, juez y demás formaban parte de la tele, no de la vida real. Al final, cuando teníamos las de ganar decidimos no seguir adelante con aquello. No era agradable y lo dejamos estar. A veces es mejor tener paz que tener razón.

He seguido de forma más o menos constante con el english. Estudiando por mi cuenta y en julio nos matriculamos en una academia nueva del barrio. Tenemos un profesor de Chicago que hace que las clases no sean aburridas y además voy con Maku. He avanzado mucho, cosa que no era muy difícil porque mi nivel era penoso.

Al fin bajamos al Sur, concretamente a Cádiz y Málaga y me encantaron. Descubrí que Málaga sería para mi la ciudad perfecta. Por tamaño, por clima, por la playa... Además pudimos conocer a Sergio y Crisflower; un vasco y una andaluza que se enamoraron perdidamente riéndose de los más de mil kilómetros que separan San Sebastían de Málaga. Maku está muy metida en Instagram.... tiene muchos seguidores, sube fotos a diario y bueno, está en el meollo. Cuando íbamos de camino al sur, me dijo:

- Esta semana quedaremos con la Crisflower.
- La quien?
- La crisflower, de instagram.
- La que fue a California?
- Si.
- Ok.

Y nos encontramos con la gracia andaluza y la nobleza vasca. Fue genial conocerles.

En el trabajo las cosas siguen igual. Bueno, ahora soy fijo y el caos que tengo sobre la mesa se ha multiplicado por diez, pero por lo demás las cosas no han variado mucho; me sigo disfrazando de Señor cada día de 8 a 17 y cuando llego a casa vuelvo a ser yo. Sigo partiéndome la cara con el estrés a diario, unas veces gana él y la mayoría consigo vencerle con ejercicios de respiración y tratando de recordar que esta vida es muy corta para darse demasiada guerra por motivos laborales y que la magia de la vida se esconde tras las cosas pequeñas. Así sobrevivo día a día en esa jungla de ventas, informes y reuniones. 

2014, fue el año que cerré mi antiguo blog: "Mi vida en tu ventana", cometí el error de poner mi nombre real al crearlo y claro, mi nombre te llevaba a él de una forma muy sencilla. Cuando tu nombre va plasmado en una tarjeta y esa tarjeta se dedica a viajar de empresa en empresa no es bueno estar tan expuesto y más sin controlar quien lee "mis cosas", y como me negaba por completo a dejar la blogterapia decidí crear este otro. Cuatro años que se esfumaron pulsando un simple botón. Pero bueno, aquí seguimos.

Tras más de cuatro años sin probar calada, volví a coquetear con el tabaco. Fue un "juego de niños", que si me pongo nervioso y necesito un cigarro, que si hoy me fumo un cigarro con los amigos porque si, porque me apetece.... tranquilos, no quiero que mi vida vuelva a depender de esos hierbajos para todo, por lo tanto considero que fue un error que no puede volver a ocurrir. La verdad es que no lo echo de menos. 

Llegué a correr doce kilometros. Doce ¡¡¡¡ Tu igual eres un Runner de la leche y haces esta distancia sin pestañear, pero para mi correr doce kilómetros es lo más cercano a ganar la maratón de Nueva York, es ganar la copa ( la que sea, una importante). Si, solo lo hice una vez y durante los cinco meses que estuve corriendo con cierta regularidad no pasaba de los seis kilometros, pero me sentía bien. Al final, correr siempre por los mismos sitios terminó por cansarme y cuando algo comienza a ser rutinario se convierte en aburrido.... las vacaciones y luego el invierno se encargaron del enviar las zapatillas de correr y las mallas al fondo del armario. Me gustaría volver y es uno de mis propósitos, pero no os prometo nada. Yo no soy Rajoy, yo cumplo mi programa electoral y deciros ahora que voy a correr mucho es deciros que soy supermán. Pero prometo intentarlo.

Musicalmente ( para mí) ha sido el año de La habitación Roja, de Weezer, de Smile,  de Oasis, de The Ramones.... si, esta ha sido la principal banda sonora de este año. 

La nota negativa fue la muerte del abuelo. Si, tras catorce años alargando su vida con un Alzheimer cada vez más agresivo que borraba sin piedad cada uno de sus recuerdos al final se marchó. Yo estaba en la otra punta del Pais cuando nos dejó y digerí tarde su muerte. No me lo creía. Su enfermedad "amortiguó" un poco el dolor. Al fin y al cabo era un "niño" de 90 años que no recordaba su nombre. El abuelo que yo conocí, aquel gran hombre noble y bueno que sabia de todo, se fue de verdad hace 14 años. El no haber llegado a su funeral me sigue dando algún que otro dolor de estómago, no me lo tengas en cuenta abuelo, estaba a mil kilómetros de distancia.

He echado de menos Estados Unidos, tres viajes en apenas cuatro años te crean esa especie de mono de USA ( soy muy fan como algunos ya sabéis). Puede que este año me quite la nostalgia, pero es pronto todavía para adelantar acontecimientos. Fuera de España únicamente el reciente viaje a Londres... Barcelona, Cádiz, Málaga, Peñíscola y Tarragona han sido el resto de destino de este extinto 2014.

La cita semanal con los amigos ha seguido vigente durante todo este año. Nos hemos acercado más. Os hablaré de esto más adelante. Es algo que tengo pendiente.

Me he enganchado a la política. Yo siempre había sido muy pasota en este tema, me parecían todos los políticos iguales. Y a pesar de no haber fallado en cada cita electoral desde que cumplí los 18 años, nunca he sentido que un partido me represente. Creo que los jóvenes tenemos en nuestra mano frenar a esta pandilla de ladrones que están acabando con el Pais y tenemos ahora la opción de cambiar las cosas. Estamos ante algo histórico. Me alegra saber que la gente desencantada con la política da grandes audiencias a los debates políticos desplazando incluso al fútbol a un segundo plano. Quien nos iba a decir que íbamos a preferir ver un debate político en vez de un partido, o que en los bares se empiece a hablar más de política que de fútbol. Eso es signo inequívoco de que algo está cambiando. 

No es fácil resumir un año en cuatro párrafos. Tampoco era mi intención hacer balance, pero esto es lo que me ha salido, soy mucho de empezar a escribir algo y acabar contando algo que no tenía nada que ver con la idea inicial, pero supongo que forma parte mi encanto. 

Ha sido un buen año. Yo veo el vaso siempre medio lleno. Y comienzo el 2015 con alguna cana de más y sintiéndome mejor persona. Ese es mi único propósito, estar en paz conmigo mismo, vivir y disfrutar de las cosas pequeñas, lo demás viene todo solo.

Mike.





No hay comentarios:

Publicar un comentario