martes, 25 de noviembre de 2014

LONDRES.

Mañana comienzan mis vacaciones de invierno. Me despertaré en Zaragoza y nos acostaremos en Londres. Cinco días por delante para disfrutar de esa mágica ciudad.

Estuvimos hace cuatro años en un viaje que fue toda una aventura de principio a fin. Decidimos ir porque Maku tenía un primo que vivía allí y en un primer momento nos íbamos a alojar en su casa, a una semana  de que saliese nuestro avión se nos chafó el alojamiento y tuvimos que buscar a contrarreloj un Hotel bueno, bonito y barato ya que no disponíamos de mucho presupuesto. Aquel Hotel bueno, bonito y barato resultó ser el segundo Hotel más sucio de Europa ( muy barato eso si). En aquella época mi inglés era penoso ( actualmente he ido ganando puestos hasta alcanzar el puesto de "mediocre", pero prometo mejorar) y fue todo como muy improvisado, muy rápido. Para colmo nos estalló el famoso volcán Islandés en las narices y tuvimos que sufrir una auténtica odisea para volver a casa (Podéis recordar aquel viaje aquí).

Esta vez espero no sufrir tantos contratiempos y poder disfrutar de la ciudad con más calma. Por segunda vez. Creo que las ciudades ganan mucho cuando las visitas por segunda vez, me pasó con Barcelona, con Los Ángeles y espero que me ocurra con Londres. Cuando visitas una ciudad por primera vez, tienes ciertas visitas obligadas: La Sagrada familia, el Paseo de la fama, el cambio de Guardía del Buckingham Palace, etc.... las opiniones de aquellos que ya han estado allí y su propia experiencia te obligan a visitar lugares famosos que quizá no tienen tanto encanto para tí. ¿Pero como vas a ir a Barcelona y no visitar la Sagrada familia? No te puedes ir de Londres sin ver el cambio de guardia¡¡ Es obligatorio visitar el Paseo de la fama si vas a Hollywood ¡¡¡¡ Pues bien, cuando realizas el primer viaje y visitas "lo obligado" te quitas ese lastre y si tienes una segunda ocasión de ver la ciudad de nuevo descubres la cara B, y a mi las caras B me han gustado siempre mucho más que las caras A. Ya me ocurría con los casetes ( mis canciones favoritas iban siempre en la cara B). Si, la verdad es que siempre he sido más de Plan B, donde va a parar.

Prometo contarlo a la vuelta.

Mike.



1 comentario:

  1. ¡Felices vacaciones!

    Me hace gracia lo que cuentas... Tienes mucha razón. Yo cuando estuve en Paris, no me gustó nada pero nada nada nada nada la Torre Eifel... ¿pero quien va a Paris y no va a ver la Torre Eifel?

    Seguro que en este viaje conoceis "vuestro Londres".

    ResponderEliminar